La noche cada vez llega antes, las playas se van quedando vacías de risas, ilusiones, besos y alegrías y su lugar lo ocupa el romanticismo de una noche caminando descalzos y respirando al sabor de un verano que nos ha dejado tanto y que ahora se va. Toca despedirse de los nuevos amigos y de los recuerdos hasta más ver, deseando que el próximo año volvamos a reencontrarnos con ellos y poder pasarlo igual o mejor. Así decimos adiós a estas vacaciones en Ibiza, pero como suele ocurrir con las despedidas, son la parte más intensa, cuando sabes que algo está a punto de terminar, lo das todo para atrapar hasta el último momento y que resulte inolvidable.

Nuestro guapísimo y potente macho de raza gitana Denis Vega todavía sigue haciéndonos la boca agua cada vez que lo vemos. Una mirada brillante y seductora, capaz de derretir a cualquiera, se enfrenta ahora a un tio hetero como Paddy O’Brian, cuyo corazón estará ocupado por una figura femenina, pero al que le encanta gozar en sus momentos íntimos de un buen culo de un tio hasta saciarse la polla y vaciar los cojones. ¿Caerá Paddy rendido a la mirada de nuestro chavalote nacional cuando compruebe lo caliente que está de primera mano?

¿Alguna vez lo habéis hecho? Sentir el contacto con la naturaleza, volver a los orígenes y quedarte en pelotas en un lugar paradisíaco para hacer lo que te plazca y disfrutar de tu cuerpo a solas. Una sensación única, como tener el mundo a tus pies, sin límites. Y si en medio de esa soledad un amigo de toda la vida se cruza en tu camino, compartir la experiencia del reencuentro desatando la pasión.

Después de admirar la belleza de las caras de Paddy y Denis frente a frente y tan cerquita, es todo un placer ver cómo se devoran las bocas morreándose con los labios y metiéndose la lengua hasta el fondo. Es casi como si ya se estuvieran follando a base de besos. Cualquiera diría que Paddy es hetero, porque lo está disfrutando como el que más. No hay nada como tener a dos machos a pan y agua durante un buen rato para después disfrutar de ese momento en que se desatan por completo. Denis Vega, que sabe lo que tiene su amigo entre las piernas, lo que no tarda en desatar es el cordón de las bermudas para sacarle toda la polla. Con su mano fuerte se la coge y, lanzándole una mirada de consentimiento, agacha la cabeza para empezar a comérsela.

A Denis Vega por descontado le encantan las pollas gordas y grandes y eso para él es otro excelente manjar al que sacar todo el jugo. Le encanta tener el rabo siempre dentro de su boca, hacer una pequeña paradita sintiéndolo contra la lengua, llenándole enterito. Hace buen uso de la lengua meneándola mientras chupa, haciendo delirar a cualquier tio. Se detiene en la parte más prominente de ese pollón inmenso, el cipote, lamiéndole la raja, dándole un repaso por el frenillo y pegando otra calada. Paddy O’Brian se acerca a su boca para compartir en su saliva el sabor a su propia polla.

A continuación Denis se la come hasta casi reventarla y hace algo que me lleva a punto de correrme sin remedio. Cuidadosamente se llena la mano a rebosar de polla de Paddy y con el dedo índice y el pulgar le apretuja el cipote hasta que de la raja le sale un poco de leche. Denis acerca la lengua y le mete un buen repaso deslizándola para recoger el semen que se queda rico y pegajoso entre la punta de la lengua y el capullo. Paddy observa desde su posición a ese tio agarrando su pollón y casi le hace explotar regalándole el tetrabrik entero de leche.

meninibizapart4dmh01-620x930

Ninguno de los dos piensa desperdiciar ni una sola gota de vicio, así que se besan como locos disfrutando del placer del sabor a lefa. Denis se da cuenta de que le ha gustado tanto que decide repetir la experiencia saboreándole de nuevo el líquido que aún le sale de la polla. Denis es un puto salido comiendo rabos grandes, para estar con él hay que tener mucho aguante para no irse a las primeras de cambio. Le encanta llevar a los tios al límite y consigue poner a Paddy contra las cuerdas como nunca antes nadie se lo ha hecho, repitiendo una y otra vez la mezcla de mamada y parada repentina para sacarle un poco de leche. Ya que está con el grandioso Paddy, por qué no disfrutarle por fuera y de todo lo que lleva dentro. Si una cámara pudiera meterse dentro de la boca de Denis alimentándose de rabo, veríamos una lengua que se comporta como una batidora, sacando todo lo mejor del pollón que se traga.

Acompañándole a una cabaña abierta con techado de paja, Paddy se sienta en la barandilla de madera y deja que Denis se agache y le siga limpiando el rabo. Una mamada que debería penarse como delito porque el tio no se la deja a sol ni sombra, dándole con la lengua, cogiéndole bien por los huevos y zarandeándole con unos buenos cabezazos. Eso cada vez está más duro y su boca más abierta. Paddy aprende rápido, se agarra el capullo y se lo ordeña regalándole un poquito más de leche como a él le gusta, dándosela a degustar con la lengua por fuera y deslizando la raja de su cipote por ella hasta que le impregna de su fragancia. Le está sudando hasta la cara del esfuerzo, pero Denis sigue comiendo, haciendo que le rebose rabo por toda la boca.

Aunque no se vaya a dejar follar, a Paddy le encanta que le coman el ojete y viendo las maravillas que hace este tio con la lengua y la boca, sube una pierna a la barandilla, se pone de espaldas y le deja abierto el culo para que haga lo que le plazca con su agujero. Denis le ataca por encima y enseguida le mete caña follándoselo con la lengua y cogiéndole, como si le estuviera ordeñando,, con el brazo musculoso y la mano por la polla que le sale entre las piernas, meneándosela a la vez. Sin previo aviso Denis otra vez casi consigue hacer que me corra, cuando le posa el dedo en el cipote, le recoge más leche y se lo chupa como si fueran las sobras de un plato de postre recién acabado.

Para Paddy nunca parece suficiente a pesar de estar pasándolo de puta madre, para él siempre se puede pasar mucho mejor, así que en esa misma posición, con la lengua dándole por detrás, el tio se pone a menear el culo para meterse más caña. Lo mejor es que cuando lo hace se le menean todas las pelotas desplazándose hacia adelante y hacia atrás creando una imagen inolvidable de sus atributos como macho. Encima Denis sigue obsesionado con sacarle leche del rabo poco a poco, le coge la polla otra vez por detrás y le pasea los dedos para recoger más semen, se lo lleva a la boca y lo utiliza para seguir comiéndole el culo. Una auténtica cerdada para alucinar.

Denis Vega ya ha tenido suficiente por la boca y ahora necesita sentirla dentro del culo. Antes se queda desnudo enfrente de Paddy y empieza a pajearse. Paddy le pasa la mano por debajo de las piernas y le mete un dedo por el culo. Los dos de pie, Denis decide sentarse sobre su dedo abriéndose de piernas y sigue metiéndose pajote mientras disfruta del dedido follándole el culo. “Denis, es solo un dedito”, parece decirle Paddy con la mirada. Él lo capta y enseguida le agarra la polla, sigue sintiendo el dedo penetrándolo y mira su rabo gigante y gordo y se vuelve loco pensando lo que puede hacerle si ya con un dedo le lleva a la locura.

La arquitectura se hizo para usarla con cabeza. Denis pone cada pierna en un extremo de la escalera y se sube encima. Paddy, con la porra tiesa y hacia arriba que al tio no se le baja de lo bien que lo está pasando, aprovecha para ponerse debajo como si le fuera a caer lluvia y empieza a comerle el culo y seguir metiéndole los deditos como le gusta. Sabe que se lo está haciendo bien cuando el chaval empieza a emitir esos gemidos auténticos.

Ya no hay más jueguecitos ni dedos, toca afrontar los miedos y enfrentarse a la realidad. Denis es ahora el que levanta una pierna hacia la barandilla de espaldas a Paddy dejándole el culo abierto a su disposición. Paddy se lo apropia y le mete todo el pollón a fondo. Denis pone cara de cabrón vicioso mientras le embiste. Ahora que ya la tiene dentro, toca aguantar el dolorcito que te provoca un pollón gigante para después sentir el placer de notar cómo te rebaña y te lleva al quinto universo. Paddy se la saca para que tenga un respiro y se la vuelve a meter. Tiene el cipote tan gordo que es un auténtico folla culos y es de un gusto exquisito mirar las caras de los tios cuando la reciben por primera vez.

Aprovechando de nuevo la arquitectura rústica del lugar, Paddy coge asiento en las escaleras. Un buen culo y una buena polla forman el conjunto perfecto para cabalgar juntas. Denis le pasa por encima y coge asiento encima de su rabo frente a la cámara y comienza a cabalgar con los brazos reposando sobre las barandillas, dejando que disfrutemos de su rabo, también enorme y largo, dando bandazos de un lado a otro meneándose. A Denis se le empieza a poner dura y sin querer se le escapa un pequeño chorro de lefa por la polla del gusto. Para un rato antes de ir a más y vuelve a coger asiento de primera fila dejando caer todo el peso de su culo encima regalándole un buen pajote.

En medio de la naturaleza, junto a los árboles y la suave brisa de Ibiza, Paddy termina de rematarlo apoyado de espaldas contra un tocón de un árbol. Todavía con la pija dándole por el culo, Denis se pajea y se mete una acabada impresionante, soltando chorros de lefa sobre el tocón y disparándose sobre su propio brazo. El cabrón no para de soltar leche por la polla. Ya descargadito, vuelve a agacharse, esta vez para recibir lo que tanto le gusta y estaba esperando. Paddy se encuentra a punto de reventar y enseguida agarra a Denis fuerte del cuello como buen compañero haciéndose pajas, lo atrae hacia sí y le pringa de lefa todos los pectorales dejándoselos blanquitos. Denis mira hacia abajo y observa la obra de arte de ese macho sobre su cuerpo. Adiós y hasta siempre, Ibiza, volveremos a follarnos… digo a encontrarnos.

jyetyjetyjetykuyk

One thought on “Juego de … 43

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *